EMPRENDIMIENTO

Minimalismo y Trabajo: Simplifica tu vida laboral

¿Más tiempo libre? ¿Con toda la pila de trabajo que tengo? ¿Pero cómo voy a sacar tiempo para relajarme si los clientes me siguen escribiendo a las 10 de la noche?

Seguro que este es tu diálogo mental muchos días.

Si todavía no has escuchado hablar del minimalismo, vives en otro planeta. Aún así, se le han dado tantas definiciones y vueltas a la palabra que resulta un poco confuso.

Para mi, el minimalismo es reducir cada aspecto de la vida a lo esencial. No a lo que otros dicen que es esencial, si no a lo que es verdaderamente importante para ti. A lo que te sirve para ser feliz y tener paz mental.

Lo bueno del minimalismo es que no solo se puede aplicar a tu armario, sino a todos los aspectos de tu vida: desde tus relaciones personales hasta tu lista de tareas del día. Y hoy quiero mostrarte cómo el minimalismo puede ayudarte a simplificar tu vida laboral para tener más tiempo libre, sin dejar de trabajar ni renunciar a lo que es importante para ti.

TRABAJA CON LOS CLIENTES QUE TÚ ELIGES

Ya hemos visto cómo con un. diseño web estratégico, terminarás atrayendo a los clientes que quieres y no a aquellos que no valoran tu trabajo. Sin embargo, muchas veces se presentan proyectos que no están en nuestra “línea” de trabajo y rechazarlos puede ser difícil.

El minimalismo te hace entender que puedes decir no. NO te tienes que sentir obligado a trabajar con un cliente si no conectas con el, no crees que le puedas ayudar o simplemente no te da la vida. Aprender a decir no es uno de los pasos más difíciles si eres emprendedor pero te puede salvar de clientes tóxicos, horas extras de trabajo y muchos dolores de cabeza.

Recuerda que al igual que tu cliente se ha tomado su tiempo para buscar a la mejor persona para hacer lo que necesita, tú tienes el derecho de tomarte el tiempo para decidir si quieres trabajar con el. Si te es muy difícil decir no, haz un checklist de los requisitos fundamentales que tienen que tener tus clientes. Si quieres ser más radical, puedes seguir el consejo de Gary Vee, escritor de Essentialism “Si no es un SÍ definitivo, es un NO”.

Regla 1 del minimalismo en el trabajo: Resérvate el derecho a decir que no.

PON TUS REGLAS Y comunícalas

Quizás te organizas para trabajar de Lunes a Jueves. O trabajas fines de semana y  libras Lunes y Martes porque tu marido tiene un horario particular. O trabajas todos los días de 8 a 3. Esta es una ventaja de ser tu propio jefe.

Pero, si no le comunicas a tu cliente que  si te llama a las 8 de la tarde no le vas a coger el teléfono ¿cómo quieres que lo sepa? O si no le dices que a partir de las 6 no respondes mails…. ¿Cómo no va a frustrarse? Y si le contestas un sábado a las 10 de la mañana cuando no es tu horario laboral, no te extrañes si te viene con alguna urgencia…

Al final acabarás tú frustrado y el hasta las narices. Tú porque tu cliente no respeta tu forma de trabajar (cuando no le has puesto al día) y tu cliente porque cree que pasas de él.

¿La solución? Cuenta a tu cliente desde el principio cómo vais a trabajar, por qué no le respondes un lunes después de comer y que no aceptas consultas por teléfono. Simplificarás tu vida y la suya. Sabrá cuando contactar contigo y tu tendrás tu tiempo libre LIBRE para hacer lo que quieras y no tendrás que estar pendiente de si te han escrito o no.

Regla 2 del minimalismo en el trabajo: Tú pones las reglas, pero comunícalas.

ORGANIZA Y SIMPLIFICA TUS PROCESOS

Si tienes dos cuentas de mail, cuatro aplicaciones para gestionar proyectos y los clientes se comunican contigo por mail, WhatsApp y llamada,  ha llegado el momento de organizar tus procesos.

Siguiendo el paso numero 1 del minimalismo SIMPLIFICA. Establece un paso a paso para cada uno de tus proyectos. Comunica a tus clientes que los mensajes solo se enviarán a través del correo (o por donde a ti te sea más sencillo), y reduce cada uno de los procesos lo máximo que puedas.

Esto me lleva a otro punto. Al igual que simplificas tus procesos, puedes simplificar tus servicios. Quizás te cuesta horrores hacer un presupuesto personalizado para cada cliente. Revisa si puedes estandarizar tus servicios: por ejemplo, un servicio básico, otro avanzado y uno premium. No solo ahorrarás tiempo en intercambio de mails, reuniones y presupuestos, sino que tu cliente tendrá claro desde el principio lo que incluye el servicio que has elegido y no estará preguntando continuamente si se puede añadir esto o lo otro.

Regla 3 del minimalismo en el trabajo: SIMPLIFICA, SIMPLIFICA Y SIMPLIFICA.

SE MÁS PRODUCTIVO CON TU TIEMPO

El minimalismo te enseña que es mejor hacer una cosa que 20 a la vez. No te digo que cambies tu manera de trabajar, pero sí que le des un poco de estructura y pongas, de nuevo, unas reglas.

Haz un checklist con los hitos más importantes del día y céntrate en terminar esas tareas. Bloquea una parte del día para tareas más pequeñas pero que quitan mucho tiempo: organización de tareas, llamadas, responder correos…

Agrupa las actividades de tu negocio e intenta simplificar al máximo. Yo por ejemplo, dedico 2 horas todas las mañanas a tareas administrativas, el jueves por la mañana redacto mi newsletter y el último viernes del mes lo bloqueo para preparar contenido para el blog e Instagram para el mes siguiente.

Se trata de simplificar al máximo las cosas que más tiempo te quitan para poder dedicar más tiempo de calidad a tu trabajo y clientes. Y por supuesto, evita distracciones en tus horas de trabajo.

Regla 4 del minimalismo en el trabajo: Agrupa y organiza tus tareas más pesadas.

APRENDE QUE MENOS ES MÁS

No por mucho tiempo que pases delante de la pantalla vas a avanzar más. Date permiso para dejar el ordenador a un lado cuando hayas terminado tu trabajo. Ponte unas horas y tareas determinadas para cada día. Cuando las hayas terminado, permite el lujo de parar. No intentes empezar las tareas de mañana por miedo a estar parado o ser “improductivo”.

Tener tiempo libre, hobbies y otras cosas que hacer además del trabajo es sano para ti, tus clientes y tu vida personal. El tiempo pasado fuera del trabajo te permite cargar las pilas, liberar la mente, hacer espacio para nuevas ideas y dar un mejor servicio a tus clientes.

Esto no quiere decir que te obligues a  parar cuando tengas una alta carga de trabajo. Todos tenemos estos momentos y la única solución es darle un empujón hasta terminar el proyecto. Esto pasa, y cuando pasa hay que aceptarlo. Pero al igual que te quedas a trabajar cuando hay que sacar las cosas,  disfruta del resto del día cuando tienes tiempo libre.

Regla 5 del minimalismo en el trabajo: Disfruta del trabajo cuando trabajes y del tiempo libre cuando lo tengas.

Ahora bien, NO TIENES QUE SEGUIR EL MINIMALISMO SI SIENTES QUE NO ES PARA TI. Si entiendes esto, habrás entendido la esencia de este movimiento.

Aplica lo que funciona y olvídate de lo que no. Lo que me es útil a mí puede no serlo para ti. No tienes que compararte ni hacer lo mismo que los demás. Si tu forma de trabajar y organizarte funciona para ti, no hay más que hablar.

Tengo curiosidad por saber ¿qué haces tú para simplificar tu vida laboral? Si tienes algún consejo que compartir, ¡estaré encantada de leerlo!

PD: Te recomiendo algunos libros sobre minimalismo que pueden interesarte

+ Essentialism
+ Joy at Work
+ The life changing magic of tidying 
+ The life changing magic of not giving a f**k